viernes, 30 de julio de 2010

Duermo mas feliz cuando se k me quiere


Antes me trataba con desprecio, me insultaba y cosas de estas y luego por la noche me dormía con una pregunta en la cabeza “por k no me quiere,yo si k le quiero?”y tras dar muchas vueltas tanto a la pregunta como a la cama y por la mañana me levantaba con ganas de verle como si no recordara nada de lo k paso pro cuando me miraba con su cara habitual de seriedad y tristeza k parecía decir con mucho desprecio “dejame en paz!” entonces lo recordaba todo y se me pasaban las ganas asta de vivir, pero todo cambio cuando encentro su amor y se mudo con ella ahora es mas feliz y por lo tanto yo también y me quiere mas y me lo demuestra con abrazos, caricias y diciendo me cosas bonitas ademas cuando llega la hora de acostarse me da un beso de buenas noches y así duermo mas tranquila pensando ahora si k me quiere luego cuando me levanto por la mañana con las ganas de todas las mañanas d verle y el me da un abrazo y me besa la cabeza y así solo con saber k me quiere soy feliz

lunes, 5 de julio de 2010

Saber ganar/perder

Hoy tengo ganas de hablar de saber perder.

Hay gente que en su afán por ganar se olvida de que lo importante no es ganar, ya sé que ese dicho está muy usado pero es verdad, ¿para qué jugamos? Para pasar un buen rato ¿no? O para entretenernos, no podemos dejar que la obsesión por ganar nos impida pasar un buen rato con nuestros amigos.

Luego está la otra vertiente: Saber perder, nadie es bueno en todo, y casi nadie es el mejor del mundo en algo, por lo que hay que comprender que fulanito es mejor que nosotros en esto y nosotros somos mejores en tal otra cosa, hay que aceptar las derrotas con dignidad.

De igual modo hay que saber ser un caballero cuando se gana, no se trata de humillar al perdedor porque mañana podemos ser nosotros y entonces se ensañaran con nosotros.

Por último quiero hablaros de hacer trampas, ¿vale la pena? Si te juegas algo (ya sea dinero o una apuesta) tienes el premio material pero el premio moral de ganar no, porque es una victoria vacía de toda recompensa moral que da la victoria legal.